IRENE ORTIZ

PRÍNCIPE DE HOJALATA

Publicado el 14 agosto 2016

¿Por qué me siento vacía? ¿Si todo acabó hace tiempo? ¿Si todo se fue al cubo de la basura, donde nació y nunca salió? Donde nunca floreció un amor de dos, donde yo fui la tonta que amaba sin respuestas, la tonta que se enamoró de un Príncipe de Hojalata...

¿Dónde estaba ese corazón tan grande que yo vi, que yo sentí? Te entregué todo mi ser, todo de mi. Nunca había amado a nadie tanto como te amé a ti. No lo aceptaste, no lo quisiste... Me hiciste ver por momentos que el amor lo tenía en mis manos, pero eran simples ilusiones. Nunca lo llegué a tener , ni siquiera al pie de la montaña. ¿Dónde estaba ese corazón? Ese que pertenecía a una persona bella por dentro y por fuera, a una persona sencilla y amadora de la vida, soñadora. ¿Que fue lo que no hice bien contigo? Hubiera subido al cielo estrellado cada noche para bajarte la Luna, hubiera cruzado mil mares para decirte suave al oído 'Te Quiero', hubiera curado todas tus heridas con besos lentos, pero solo me quedé tendida en el campo muerto, sin vida. Un campo quemado, como yo. Imaginando nuevos amaneceres junto a ti. Me quitaste la vida.

Dime, Príncipe de Hojalata, ¿dónde está? ¿Y el mío? ¿Dónde quedó mi pobre corazón? Lo dejaste abandonado en medio del abismo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

INSTAGRAM

twitterfacebookyoutube-playinstagram linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram