IRENE ORTIZ

LA SOLEDAD NO ES TAN MALA

Publicado el 22 octubre 2017

Duele darse cuenta de que todo ha sido una farsa. Duele darse cuenta que nunca te ha querido como ha dicho quererte, que eras importante en su vida hasta tal punto que le daba igual perderte, es decir, no eras nada importante y eso mismo demostró con los actos. Y si dicen que aún después de vivir esta pesadilla tienes fuerzas para seguir amando, que vengan y me enseñen. Te quedaste con lo más valioso de mi, di toda mi vida por ti y así me lo agradeces. Dijiste ser diferente, dijiste que no me harías daño, que eso iba en contra de tus principios y yo como una imbécil caí en la red. Y crees que vives en un sueño. Pero hasta que no abres los ojos, no te das cuenta de la realidad. Y eso es lo que me pasó, que me ilusioné, que creí todas las palabras que salían de tu boca y nunca de tu corazón.

No vuelvas, no te quiero más en mi vida, simplemente quiero pasar de página, cambiar de capítulo, empezar uno nuevo: 'La Soledad no es tan mala' o tal vez cambiar de libro. Olvidar que lo leí, que yo era la protagonista que sufre. Quiero vivir, sin tu compañía. Te quiero lejos, vete. Pero antes de hacerlo, devuélveme lo que me pertenece: mi corazón, para poder a amar a quien sí se lo merece.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

INSTAGRAM

twitterfacebookyoutube-playinstagram linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram