IRENE ORTIZ

CHOCOLATE Y MANTA

Publicado el 19 julio 2017

Me apetece una tarde de invierno de chocolate y manta. Una tarde de esas que se quedan grabadas en la memoria eternamente. De esas por las que darías mil veces al play y no te cansarías de ver si estuviese grabada.
Me apetece una tarde de invierno donde solo los últimos rayos de sol y las luces parpadeantes de colores del árbol de Navidad alumbren la habitación. De esas tardes en las que solo quiero sofá y manta y no me levanto ni aunque llamen cinco veces a la puerta. Ni aunque fuera se esté celebrando la mejor fiesta de la historia.


Me apetece una tarde de invierno de esas donde nos vemos todas las películas navideñas típicas de Antena 3 una tras otra, sin parar, mientras nos abrazamos y nos reímos al suponer lo que va a ocurrir. Tardes donde vuelan palomitas de un extremo del sofá a otro intentando canastarlas en la boca, donde las risas no se pierden aunque no se permitan en el juego, porque si te ríes, pierdes. Pero prefiero perder mil veces a perderme tu cara de idiota.
Me apetece una tarde de invierno de esas donde no faltan besos ni una chimenea para darnos calor. Donde solo hay miradas de complicidad y una voz interior gritando "No te separes de mi nunca".

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

INSTAGRAM

twitterfacebookyoutube-playinstagram linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram