IRENE ORTIZ

Almería baila toda la noche al ritmo de Nil Moliner

Publicado el 10 agosto 2021

Fotógrafa: @wilma_lorenzo

Un concierto al aire libre, aforo limitado dispuesto en sillas de plástico con distancia de seguridad y medios rostros ocultos bajo una mascarilla es el panorama que recibió a un Nil Moliner con ganas de petarlo en su primer concierto en Almería. Como cada año, el Cooltural Fest de Almería prepara su escenario para recibir a los artistas más reconocidos del momento. Al igual que el año anterior debido a la pandemia, se han organizado conciertos de manera individual adaptándolos a las medidas covid defendiendo que #laculturaessegura. Y esta situación no le fue menos a Nil Moliner para despertar un ambiente de buenrrollismo en el recinto ferial.

Tras haber preparado motores con la actuación del grupo Siete de picas que inicia recientemente en el mundo de la música y que rompió el escenario con su último sencillo 'Palm Beach', el público esperaba impaciente a un Nil que se hacía de rogar detrás del escenario. A las diez en punto de la noche, aparecía el cantante de la mano de su guitarra clásica, una camiseta ancha color salmón aterciopelada y una gorra negra. Eufórico e ilusionado daba comienzo a su espectáculo con 'Sale el sol', su primer sencillo en solitario.

Abrazado por su equipo formado por Ignasi Caballé al teclado y saxofón, Litus Guilera al bajo y Joan López a la batería, Nil conseguía despertar buenas sensaciones entre el público, haciéndoles bailar en sus asientos y levantar unas manos que seguían el ritmo que marcaba con su voz. El catalán cantó prácticamente todas las canciones de su primer disco debut 'Bailando en la batalla', incluyendo algunos nuevos singles como 'Libertad', 'Se Me Va' (colaboración con Danny Romero) o 'Me Quedo' que brillaron entre gritos, palmas y focos de luz.

Y aunque no todo fueron risas y positivismo en vena, Nil también supo llegar al corazón de sus admiradores desgarrándose en cuerpo y alma con canciones como 'Déjame Escapar' y 'Mejor Así', acompañadas con una pequeña introducción de su historia real. Lo que está claro es que el artista tiene la habilidad de poner el vello de punta, hacer que el público se deje la voz en cada una de sus letras haciéndolas suyas y a la vez dejarlos en silencio cantando un 'Soldadito de Hierro' sentado al borde de la tarima, sintiendo la cercanía de su público a sus pies. Como un adolescente en sus inicios con el simple acompañamiento de su voz y su guitarra.

Se nota que Nil Moliner es una persona transparente, sensata y muy sencilla. Se nota que aún sigue con los pies un poco despegados del suelo porque no se cree nada de lo que está viviendo, pero a la vez se muestra muy realista con lo que tiene a su alcance. En el escenario se desenvolvía ágil, carismático, con ganas hacer estallar no solo el escenario sino el recinto ferial entero y eso se podía notar en la sonrisa brillante que tenía en la cara todo el tiempo.

Faltaron canciones por cantar, y eso que varias personas hambrientas de 'Som Ocells' (su primera canción en catalán) vociferaban por escucharla. Pero, debido a la exigencia en cuanto al cumplimiento del horario, el concierto no pudo extenderse más de 1 hora y media. Y eso que a más de uno le hubiera gustado estar “bailando toda la noche” como dice su canción, porque se hizo bastante corto. El público tenía ganas de seguir 'Bailando en la batalla' que Nil Moliner libró esa noche en Almería. Y es que Nil tiene magia para hacer desaparecer los problemas, acelerar el tiempo y devolverte las ganas de vivir.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

INSTAGRAM

twitterfacebookyoutube-playinstagram linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram